Escuela y familia: “Una estrategia necesaria”

parentsPor: Mónica Sedó, educadora

monica.s@desarrollandomentes.com

Una de las primeras escuelas que forma parte de la formación del ser humano y quizás la más importante es la familia, ya que es donde se adquiere las primeras experiencias y valores.

La familia es quien empieza a darle forma a sus integrantes, aquí es donde se le enseñan valores, virtudes, actitudes, etc. Dependiendo de esta formación ellos actuaran en la sociedad.  

Luego le sigue la escuela, ella se encarga de complementar su educación y los prepara junto con la familia para que se enfrente a su entorno. Por eso es esencial que tanto la familia como la escuela tengan una interacción positiva y mutua.

La escuela tiene que trabajar en conjunto con la familia. Cada involucrado con la educación del niño tiene funciones específicas que aplicar, en definitiva la familia y la escuela son los agentes determinantes del proceso de aprendizaje del ser humano.

La intervención del gobierno es primordial ya que facilita por medio de herramientas y estrategias el fortalecimiento y complementación de estos dos pilares.

La educación tiene que ser una tarea compartida entre la familia y la escuela. Si el hogar es un pilar fundamental para la formación socio afectiva y moral de sus integrantes, lo es también para su desarrollo académico, no importa como esté compuesta esta familia, es quien participa en el proceso educativo de cada niño en su ambiente de casa.

Al constatar que el trabajo de los profesores y el de los padres persigue el mismo objetivo: educar de manera integral a los alumnos.

Revisando diversas investigaciones  es posible distinguir algunas áreas clave en donde las  familias afectan poderosamente el éxito escolar de los niños:

- La Actitud y conductas de los padres frente al aprendizaje: Padres motivadores, interesados en que sus hijos aprendan y en su evolución, adultos que valoran el conocimiento tanto como un medio y como un fin en sí mismo.

-  Los recursos relacionados con el aprendizaje: una buena biblioteca en la casa, el acceso a Internet, la lectura en el hogar.

- El clima familiar y estilos de crianza: Un clima acogedor, respetuoso, afectivo, tolerante y democrático, en donde se conozcan los límites y se permita el diálogo.

Por otro lado, las escuelas también deben de tener sus áreas estratégicas para que los niños se motiven y gusten de ir. Es importante tener buenos educadores, que cada escuela se preocupe tanto por la parte académica como la parte emocional del niño. En definitiva es un necesidad la alianza entre estas dos instituciones para alcanzar las metas comunes.

Venimos ante un cambio radical en la sociedad, los avances científicos y tecnológicos van de manera rápida, por esta razón la escuela y la familia deben de emprender juntas un camino que les permita crear una nueva concepción de la educación, desde una perspectiva real dónde el protagonista sea el niño.