¿Cómo ayudar para que el proceso de transición de un niño con necesidades especiales a la escuela sea más agradable y sutil?

Meditation-Benefits-Special-Needs-Children-300x200
Por: MSc. Victoria Alonso, Educadora Especial vicky.a@desarrollandomentes.com

Usualmente, los niños con necesidades especiales asisten a un centro educativo más pequeño, con una atención más individualizada. Conforme pasa el tiempo y el niño crece, viene consigo una decisión importante por tomar. ¿Cuál es la mejor escuela para mi hijo(a)? Es una fase importante en el proceso educativo y una decisión que no se puede tomar a la ligera. No existe una manera correcta para escoger escuelas, cada caso y cada niño es un mundo por lo que resulta esencial conocer las necesidades específicas de para tomar la mejor decisión.

El proceso de transición presenta varios retos no sólo para el niño, sino también para la familia. La transición es salir y dejar su comodidad, es conocer a nuevas maestras, nuevos padres de familia, nuevas rutinas y nuevos compañeros. Los padres se sienten orgullosos de saber que viene una nueva etapa pero también les causa cierta incertidumbre y se preocupan de cómo se adaptarán al cambio, si va a ser difícil o no, qué papel tiene la familia en esta etapa, qué se puede hacer para que el proceso sea más sutil y agradable para todos los involucrados, cómo puedo ayudar, etc.

El aprendizaje es un proceso continuo y la transición debería ser lo menos invasiva posible para que este proceso no se interrumpa durante un período largo de tiempo. Lo que es y va a seguir siendo fundamental, es el apoyo familiar que el niño(a) tiene en cada paso de su desarrollo y todas las experiencias que el niño(a) tuvo durante su infancia.

Es importante recordar que este proceso es un trabajo en equipo. Lo más vital es tener una comunicación clara en beneficio del niño; también, tener una continuidad en el programa o currículo utilizado y anticiparle al niño(a) del proceso de transición como algo positivo y emocionante. Los padres de familia deben compartir con la futura maestra todo lo que se considere pertinente y que sirva de ayuda para el proceso.

Existen opciones y algunas recomendaciones para que el proceso de transición fluya con éxito.

Recomendaciones para/con los niños(as):

  • Darle continuidad a experiencias previas con el fin de que el niño(a) haga una relación y le de seguimiento.
  • Promover motivación y receptividad hacia las nuevas experiencias.
  • Utilizar estrategias para desarrollar confianza en sí mismos.
  • Crear una relación de confianza entre la maestra y el niño(a) para tener una buena comunicación.

Recomendaciones para los padres de familia:

  • Confiar en las habilidades de adaptación de sus hijos(as).
  • Comunicar con el futuro equipo interdisciplinario toda la información necesaria para beneficio del desarrollo del niño(a).
  • Mantenerse enterado, involucrado y participar en el proceso educativo del niño(a).
  • Colaborar, en la medida de lo posible, con el equipo interdisciplinario.
  • Fomentar la independencia del niño(a) en el proceso; saber en qué momento ayudar y valorar los momentos potencialmente ricos para el desarrollo de la independencia.

Recomendaciones para las maestras:

  • Conocer a los estudiantes para saber qué les funciona y qué no les conviene.
  • Servir de apoyo incondicional para los padres de familia.
  • Continuar ampliando los recursos educativos e informándose de la mejor manera posible para beneficio del estudiante.
  • Ser flexible con los programas educativos y tener la capacidad para hacer las modificaciones del caso de acuerdo con las necesidades individuales.
  • Mantenerse informada de nuevas tendencias y métodos que pueden ser de gran ayuda en el proceso. Ser humilde y continuar aprendiendo.
  • Crear un ambiente de agradable, de aceptación y de solidaridad en el aula.

El proceso de transición a la escuela regular es una herramienta importantísima en el proceso educativo. La familia entera debe tener una buena experiencia en todas las fases, de lo contrario, podría ser traumático y causar sentimientos de inseguridad hacia un futuro cambio; ya sea positivo o negativo. La transición se debe ver como una oportunidad que tienen las familias para desarrollar habilidades como independencia, confianza en sí mismo y en los demás, capacidad de adaptación, unión, autorregulación, resolución de problemas, entre otros.

Como se mencionó anteriormente, la transición que va a ser exitosa es aquella en la que el equipo interdisciplinario está en la misma página, en donde todos tienen un interés común que es el bienestar del alumno y que sólo se va a lograr con un gran esfuerzo todos los días. Recordemos que no tiene nada de malo pedir ayuda, es un proceso que puede resultar complejo en muchos casos y tal vez existan personas que ya pasaron por esto y puedan ser de gran ayuda.